Hay ocho alojamientos de este tipo en la provincia y la Junta de Andalucía aprobará otros seis en breve.

Son una especie de pensiones con encanto con habitaciones múltiples o un albergue ubicado en pleno centro de la ciudad. Son un híbrido de alojamientos de calidad media que ha dado en denominarse hostel (entre hostal y hotel), en un intento de resumir en un solo vocablo ese toque de distinción que sus dueños intentan darle. Suelen estar decorados con cariño y pocos medios. Nacen con vocación aventurera y también se les denomina “backpaper” o alojamientos para mochileros. El mejor ejemplo, el de Casa Caracol, el mas famoso de la capital gaditana.

Ver noticia completa

Ver noticia completa